Revista Fuerza Nueva, nº 1436

El reciente fallecimiento de Adolfo Suárez ha sido motivo, aparte de su entierro en Ávila en el claustro catedralicio, de una serie de honores -y no sólo en los medios de comunicación, sino hasta en las homilías de las catedrales- que hacen plantearse algunas dudas sobre la coherencia de la Iglesia oficial, que a tenor de lo escuchado estos días por boca de algunos de sus obispos, más parece que se enterraba al salvador espiritual de España que a un ex jefe de Gobierno.ultima portada

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: