Editorial Fuerza Nueva, nº 1434

Image

Combatió bien el combate 

El 28 de enero pasado, festividad de Santo Tomás de Aquino, doctor de la Iglesia, fallecía en su casa de Madrid Blas Piñar, fundador del movimiento Fuerza Nueva, y por lo tanto también de esta revista. Tras una operación sufrida hace diez años, y a los 95 de edad, con él desaparece no sólo un hombre de carácter excepcional sino una auténtica figura histórica de los últimos 50 años de España. Su presencia en la vida pública escribe un capítulo digno de estudiarse por los principios y valores que defendió y por las multitudes que siguieron su palabra en varios continentes.

Fue un 2 de mayo de 1966 cuando, en un piso de la madrileña calle Velázquez,17, fundara lo que más tarde iba a representar un hito en el siglo XX. Primero fue una editorial que dio paso a esta publicación, que sigue editándose sin interrupción durante 48 años; después fueron dos partidos políticos, unas asociaciones provinciales, un centro de estudios, un sindicato y un aula de cultura, con profusión de actos, libros, conferencias y toda clase de difusión audiovisual para extender el pensamiento y el ideal de Dios, Patria y Justicia, que siempre ha figurado en el frontispicio, en el semblante y en la actitud de tantos y tantos españoles y también de hombres y mujeres de más allá de nuestras fronteras y mares.

 Nacido en Toledo en 1918, ya desde muy joven mostró actitudes para la oratoria, y aunque nunca dejó de ofrecer su palabra y su pluma al servicio de sus ideales, fue a partir de la fundación de Fuerza Nueva cuando entra de lleno en la vida política. Antes, en 1962, había sido muy comentado y divulgado su artículo Hipócritas, publicado en la Tercera de ABC, que le costó su destitución como director del Instituto de Cultura Hispánica al poner en seria duda la eficacia y la intención de la política exterior de los Estados Unidos. Fue el único cargo público a lo largo de su vida, sin que aquel cese significase para él faltar a la lealtad jurada a la figura de Francisco Franco y a la fidelidad a los principios del Estado del 18 de Julio.

Después, fue siempre reconocido por el Jefe del Estado, que le nombró procurador en Cortes a lo largo de varias legislaturas y consejero nacional del Movimiento. Fiel a esos nombramientos defendió los principios del régimen frente a una Reforma Política que, como él anunciase brillantemente en las Cortes, iba a representar, como así fue, una ruptura total. No obstante, y ya con el nuevo sistema político, no de democracia, que él jamás criticó, sino de democracia liberal, alcanzó un escaño por Madrid con cerca de medio millón de votos cuando otros diputados entraban con apenas 22.000.

Fue un activo defensor e impulsor de la unidad de las fuerzas nacionales que defendiesen lo sustantivo de la nación española, como es la fe, la patria y la justicia. Se opuso, cuando aún había tiempo, en la calle y en el parlamento, a la ruptura familiar, al aborto en cualquiera de sus supuestos y a la complicidad mostrada por los poderes públicos con el terrorismo. Las sedes de su movimiento político y él mismo sufrieron atentados, y dieciocho militantes o simpatizantes de Fuerza Nueva perdieron la vida a manos tanto de los terroristas que habitualmente conocemos o de otros grupos que, por operar en la sombra de la Inteligencia estatal, desconocemos.

Fue objetivo del régimen actual desde su nacimiento, obrando en su contra con campañas difamatorias a las que se prestaban gustosos muchos periodistas y políticos del sistema, abriendo sus fauces a la más brutal, mentirosa y perversa intención de destruir al enemigo por la vía de la mentira, cuando no de la envidia, incluso de los teóricamente más próximos en ideología. Respondió siempre con autoridad moral y señorío, y guardó por los suyos un entrañable trato de cariño, camaradería y amistad. Descanse en paz quien tanto ha dado por aquello en lo que creía, y que él, admirador del apóstol San Pablo, seguía al pie de la letra: “He combatido bien el combate…”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: