Editorial Fuerza Nueva, nº 1425

Boston en cualquier esquina

El atentado del pasado 15 de abril en Boston es otro más de la cadena 
que se desató tras el 11 de Septiembre en las Torres Gemelas de Nueva 
York. En esta revista dijimos -y desgraciadamente no nos equivocamos- 
que había nacido la guerra total, es decir, el odio indiscriminado 
contra el mundo occidental motivado por el proceso bélico de una 
parte de éste -la más poderosa- contra los países árabes, que 
nunca supo diferenciar entre etnia, intereses y religión, ya que los 
países de raza árabe no son del todo musulmanes ni entre éstos 
todos terroristas. Se optó, tras la archifamosa foto de las Azores, 
por atacar Irak sin ninguna justificación para ello, y de ahí 
surgió una organización terrorista que por medios propagandísticos 
y redes sociales estableció un código que reclutó agentes 
desinteresados y entusiastas en todo el mundo.

Las Azores fueron el corazón del disparo, atacándose la propia Nueva 
York, Madrid y Londres -la parte visible-, con un reguero de sangre, 
heridos y afectados propios de una guerra que desarrolla una potencia 
bélica organizada, aunque sea de manera rudimentaria pero conociendo 
muy bien sus posibilidades de eficacia y la psicología humana. Con 
Ben Laden se quiso matar al perro para acabar con la rabia, pero éste 
ha dejado tal estela de adeptos en todo el mundo que los ha 
convertido en agentes voluntarios aislados de su propio Estado Mayor, 
con el que no necesitan consultar porque están convencidos de sus 
actos.

Así ha ocurrido después en muchas otras zonas del mundo, pero 
siempre con un denominador común: islamistas radicales que llevan la 
religión al terreno de despreciar la vida humana del prójimo, y en 
muchos casos la suya también. Y que aparecen, con aspecto joven y de 
apreciable sintonía social, en cualquier sitio, aunque con prioridad 
en el gran gigante norteamericano, al que consideran, desde aquella 
imagen fotográfica del Atlántico, el causante de todos los males. 
Atajar este problema no es tarea imposible, pero sí costosa, 
complicada y de dudoso éxito, porque siempre se juega con conjeturas 
e indicios poco sólidos que hacen muy difícil la labor de los 
cuerpos de seguridad especializados en ello.

Ahora ha ocurrido en Boston en una fiesta deportiva, pero puede 
ocurrir a la vuelta de cualquier esquina y en cualquier parte del 
mundo porque la semilla ya se puso un 11 de Septiembre como 
consecuencia de una política exterior muy equivocada, que a su paso 
no ha conseguido extirpar el mal, a pesar de los esfuerzos y medios 
empleados en ello, y lo que sí ha promovido es la destrucción del 
cristianismo en países árabes de mayoría musulmana pero con un 
índice de convivencia elevado y tradicional con las confesiones 
cristianas.

Así podemos ver en este instante la tragedia siria, con un Obama que 
no se atreve a apoyar abiertamente a los insurgentes porque sabe que 
ahí radica la semilla del mal, con filtración por todas partes de 
miembros de Al Qaida procedentes de muchos países que lo primero que 
pretenden derribar es el corazón cristiano del país, melquita, en 
lengua árabe, protegido hasta hoy por todas las autoridades sirias 
porque forma parte de la entraña histórica de la nación. Y lo mismo 
sucede con los coptos en Egipto, tan antiguos como la propia religión 
de Cristo, y que llegaron a ser una minoría querida en el país de 
las Pirámides por todos sus gobiernos.

Todo esto ha hecho posible que estemos a merced de cualquier 
ciudadano, con pasaporte o sin él, enloquecido en sus creencias, que 
esté dispuesto tanto a elaborar un explosivo doméstico, como a 
adosarse a unas correas con dinamita, como a empuñar una metralleta 
en el nombre del Paraíso mediático que le han enviado por Internet a 
coste cero. Y eso puede suceder a la vuelta de cualquier esquina, 
pero todo tiene su origen en algo.



Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: